Cambiar Sabiñánigo denuncia el descontrol de terrazas y veladores

Cambiar Sabiñánigo manifiesta su apoyo a los ciudadanos y ciudadanas que reclaman el cumplimiento de la ordenanza de terrazas (vigente desde el 2008 en Sabiñánigo) para evitar las “barreras urbanas” que muchas de ellas suponen, y lamenta que se hayan visto obligados a acudir al Justicia de Aragón para que sus demandas sean tenidas en consideración -y esperamos que atendidas- por el Ayuntamiento de la localidad.

Recuerdan que la formación ya reclamó hace meses al equipo de gobierno una solución a las afecciones que este grave problema causa -muy especialmente a las personas con movilidad reducida y a la circulación con carritos de niño o de la compra- y cuya solución pasa por garantizar el cumplimiento de la ordenanza municipal reguladora.

Desde Cambiar Sabiñánigo afirman que existen un buen número de alternativas que permiten compatibilizar esta actividad de interés económico y social con el derecho fundamental de la ciudadanía a desplazarse sin obstáculos por la vía pública, de entre las que cabe destacar la eliminación de aparcamientos para que la calzada sea ocupada por las terrazas, liberando así las aceras para que vuelvan a cumplir con su función primordial: facilitar la circulación a pie y segura de los ciudadanos.

“Es intolerable que el equipo de gobierno mire para otro lado cuando los nuevos espacios peatonalizados son ocupados de forma integral y desorganizada por los propietarios de cafés, bares y restaurantes, sin respetar los espacios mínimos para garantizar la circulación peatonal”, aseveran desde Cambiar Sabiñánigo. Y añaden que “es hora de que el equipo de gobierno se implique a fondo y garantice la adecuación de las terrazas”.

Finalmente, recuerdan, además, que la responsabilidad de exigir a la policía local que intervenga para garantizar el cumplimiento de las ordenanzas y los derechos de la ciudadanía recae en el equipo de gobierno municipal. “Su inacción convierte las normas en papel mojado, incitando por la vía de los hechos consumados a su incumplimiento”, concluyen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *