Cambiar Sabiñánigo pide una moratoria para el proyecto del parking del barrio Santiago

Cambiar Sabiñánigo ha presentado en el Ayuntamiento de la localidad un escrito solicitando al alcalde una moratoria para el proyecto de construcción del parking del barrio Santiago. El objetivo es que se exploren soluciones que pasan por llegar a acuerdos con los propietarios de terrenos que no se van a desarrollar urbanísticamente durante los próximos años para evitar que se derriben ocho viviendas, que constituyen uno de los escasos testimonios del origen industrial de Sabiñánigo.

Desde la formación, lamentan la “nula sensibilidad urbanística, cultural e histórica” del equipo de gobierno, sin tener siquiera prevista ninguna medida adicional en el barrio encaminada a favorecer la movilidad y accesibilidad de los ciudadanos y le acusan de “usar la piqueta” porque es más fácil que rediseñar un proyecto urbano basado en la recuperación de las fincas y sus terrenos anexos. “Siempre resulta más fácil derruir que poner punto y final a un urbanismo que no respeta ni la idiosincrasia ni la historia de nuestra localidad”.

Recuerdan además desde la formación que el Sareb, sociedad creada en 2012 con el objeto de sanear al sector financiero español y con un 45% de capital público, dispone de solares sin edificar en la zona próxima a la Residencia Alto Gállego y que nunca entendieron que se incorporara al Plan de Movilidad Urbana de Sabiñánigo un parking en el barrio Santiago, “menos aún con la justificación de que serviría como alternativa de aparcamiento tras la futura peatonalización de la calle Serrablo”.

En la misma línea, Cambiar Sabiñánigo considera un ejemplo más de la “falta de sensibilidad cultural y patrimonial” del equipo de gobierno su “desafortunada decisión” de reparar el tejado de la antigua escuela de Gésera, cambiando la tradicional losa de la zona por teja. Y es que afirman que las entidades locales deberían ser motor y ejemplo claro de compromiso con la rehabilitación respetuosa de sus inmuebles”, por lo que reiteran que se valore su propuesta de que reconsideren la decisión adoptada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *