El valor de la normalidad, por Jorge Luis Bail

De Cartas al director de Diario del Altoaragón de 17/08/2015

Y al final ni los 22 autobuses de violentos maños, ni la caballería agazapada tras la loma que pretendería descubrir el helicóptero, ni la conjura radical judeomasónica de la fiesta junto a la plaza hicieron presencia. Nada. Simplemente la normalidad, como cada año, que espantaviejas a quienes les pica el bolsillo o la urna pretendían manipular con bulos absurdos para sembrar el miedo.

Fue la sociedad oscense, ésa que siempre fue protagonista al dar vida (manteniendo y evolucionando) a sus tradiciones, quien ejerció su derecho a la libertad de expresión el día 10 y disfrutó la fiesta alternativa que en su tercer año (dos con el PP-Par, pero sin elecciones) volvió a multiplicar su público.

Y a partir de aquí seguimos, como nunca hemos dejado de hacer, por la vía del diálogo. Porque como se dijo en el pleno del ayuntamiento, no somos oscenses sólo un puñado de días al año, y hemos conseguido como sociedad actuar con normalidad sobre el miedo artificial que se nos pretendía imponer. Y es que es triste, pero en los tiempos que corren parece que a lo que hay que echarle más valor no es a jugarse el tipo y el sueldo matando un pobre animal, sino ser normal.

Feliz San Lorenzo

Jorge Luis Bail – Miembro de EQUO – (y co-organizador de cosas normales)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *