Santa Ana, Juan XXIII y Las Pajaritas inician un programa piloto de reciclaje de residuos orgánicos, que se extenderá a las familias

Los colegios Santa Ana y Juan XXIII y el centro municipal de educación infantil Las Pajaritas han dado el pistoletazo de salida al programa piloto de reciclaje de residuos orgánicos puesto en marcha por el Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Huesca. El Programa se hará extensivo a las familias, que podrán participar en el mismo apuntándose en la asociación vecinal del barrio Mª Auxiliadora de Huesca.

El Colegio Santa Ana fue el primero en solicitar el programa y por eso fue la primera parada de la concejala de Medio Ambiente, Carmen García, y los educadores medioambientales del Consistorio, que acudieron para enseñar al alumnado y personal de sus comedores a diferenciar los residuos que desechan cada día y en qué contenedor hay que depositarlos.

Lo hicieron mediante unas sesiones prácticas con ejercicios en los que participaron los escolares, así como la proyección de vídeos que muestran la riqueza natural y la biodiversidad del planeta. Una acción que se ha repetido en el colegio Juan XXIII mientras que en el centro municipal de Las Pajaritas fueron las cocineras quienes pudieron aclarar las dudas que surgen al practicar la separación.

El objetivo es reciclar los restos de comida que quedan en los comedores con el fin de elaborar compost y que se aprenda de forma práctica que todo lo que desechamos en el contenedor de resto puede reutilizarse como materia prima.

Además, el colegio Santa Ana colgará en su web la iniciativa para que las familias que lo deseen puedan apuntarse y realizar el compostaje en sus casas. Para ello deben apuntarse en la asociación de vecinos del barrio M.ª Auxiliadora de Huesca. Por su parte, el colegio Juan XXIII mandará una nota personalizada a cada familia para fomentar la adhesión al programa y lo colgarán en su blog, cerrando así el círculo educativo con la intervención de todos los agentes sociales.

Este programa piloto ha incluido la entrega del quinto contenedor de color marrón próximo a los centros, la llave que se precisa para usarlo y las bolsas especiales adaptadas para estos desechos orgánicos a los centros educativos. Y es que, como explica la concejala de Medio Ambiente, Carmen García, “la normativa europea obligará en 2020 a reciclar el 50% del peso en basura y no hay otra manera de lograrlo que reciclando la materia orgánica”. El producto que se obtendrá, compost/abono natural, podrá ser usado por los colegios para plantaciones.

El programa piloto pretende abarcar a todos los agentes sociales: colegios, familia y organizaciones sociales, dado que el compromiso debe ser conjunto para lograr los objetivos. Así, concluye la concejala García, “avanzar en la sostenibilidad sólo puede
hacerse a través del concurso de toda sociedad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *